Gran Alma Familiar Ancestral

Formamos parte de la Gran Alma Familiar Ancestral.

Nuestro destino individual está supeditado al servicio del destino colectivo que engloba la Gran Alma Familiar Ancestral.

La Gran Alma lo engloba todo, es por ello por lo que se nos pide que a través de nuestra mirada ampliada de las cosas nos demos cuenta que todo tiene un porque y un sentido, no desde el punto de vista racional sino desde el asentir a todo tal y como es, desde el gran sentimiento de plenitud y de honra a la Gran Alma Familiar de la que formamos parte.

Cuando la honramos, la miramos y la contemplamos sin juicios, cuando llevamos la  mirada al origen de nuestro linaje ancestral, nuestra Alma individual crece y se completa con la savia renovada de la fuerza de la Gran Alma, y entonces toda la fuerza nos impulsa hacia la vida, hacia la realización de nuestros objetivos, desde un “Si a la Vida”, podemos empezar a desplegar las bases de nuestro destino individual.

Cuando hemos honrado a todo nuestro linaje ancestral, la Gran Alma Ancestral nos acoge en su seno, sentimos que formamos  parte de la Creación, somos uno con ella, no hay separación, todo es Uno, eso provoca en nosotros un conjunto de sentimientos que forman un meta sentimiento, nuestra vibración aumenta y recibimos los dones de nuestro sistema familiar para ponerlos al servicio de la vida.

Esa es la comunión con la Gran Alma Ancestral, con el linaje de nuestros antepasados, desde el respeto, la humildad, la honra y el agradecimiento, desde esa conexión surge una fuerza que nos da libertad, libertad ante la vida, una nueva luz y un movimiento de reconciliación ante la vida.

Reconciliando en nosotros, en nuestro interior todas las partes y todos los aspectos de nuestra vida que no nos gustan, tratándolas como un tesoro, puesto son lecciones de aprendizaje.

Este movimiento de reconciliación, de agradecimiento y de asumir nuestra responsabilidad va a provocar un cambio en nuestra vida hacia nuestra realización personal.

 

 

Anuncios

Liberar nuestro camino de trabas y dificultades.-

Ocupar el justo lugar en la vida es importante porque es donde vamos a tener mayor fuerza para la realización de nuestros proyectos y objetivos.

¿Y cómo estar en el justo lugar, en el que nos corresponde?, aceptando todo y a todos tal y como son, no queriendo cambiar a nadie, y asintiendo a todo tal y como es, en primer lugar a lo que nos toca, puesto que estamos al servicio de la comunidad de destino de nuestro sistema familiar.

El sistema familiar esta integrado por la Gran Alma Familiar, cuando desde el lugar que nos toca, lo miramos y lo agradecemos todo, estamos nutriendo a la Gran Alma Familiar y de este agradecimiento, la Gran Alma Familiar, compuesta por todos nuestros ancestros, nos manda fuerza renovada para la vida, una fuerza que nos ayuda a la consecución de nuestros objetivos.

Así pues, al servicio de nuestro sistema familiar es como nos empoderamos y adquirimos una fuerza que nos da libertad.

Un acto de rebeldía es un impedimento para la realización de nuestros propósitos, al rebelarnos suele ocurrir, a menudo, que nuestra vida empeora; sucede al contrario cuando agradecemos, cuando agradecemos a todos y a todo por ser como son, es cuando una fuerza renovada se expande en nuestra vida, todo nuestro sistema familiar nos empuja hacia la vida.

La Gran Alma Familiar, de la cual formamos parte, nos empuja hacia la vida.

A través de la rendición se produce una explosión de vida.

¿Cómo asentir? ¿Cómo agradecer a los acontecimientos y a las personas más difíciles en nuestra vida? ¿Cómo mirar a los familiares con los que precisamente tenemos un mayor conflicto?

Se trata, sin duda, de mirarlo todo con amor, ver y sentir que estas personas llevan unas cargas por amor y que gracias a ellos no las llevamos nosotros. Miramos y honramos sus destinos, aunque desde el punto de vista racional no los entendamos.

Miramos más atrás, vemos los lazos de amor que los unen a ancestros por los cuales llevan estas cargas. Los miramos a ellos también con amor, y entendemos que todo tiene un propósito, y que este propósito forma parte de  Algo Más Grande y ante eso nos inclinamos, nos inclinamos ante la grandeza de su destino.

Miramos nuevamente las personas y las situaciones de nuestra vida con las que más conflicto tenemos y vemos como nuestra mirada se va transformando, sentimos que todos somos necesarios tal y como somos.

A los ojos del amor todo se transforma, todo cobra un nuevo sentido, ahora nos llegan nuevas comprensiones, ampliamos nuestra mirada, vemos el sufrimiento de las personas con las que teníamos el conflicto y ante ellos nos inclinamos.

Sentimos como nos inunda la fuerza del amor, como penetra en nuestra alma, como rodea y inunda a las personas y situaciones problemáticas de nuestra vida, como nos transforma a todos y esa mirada desde el presente, desde el aquí y el ahora, se expande hacia el futuro y hacia el pasado.

Hacia el pasado abarcando a todos nuestros ancestros y hacia el futuro liberando nuestro camino de trabas y dificultades.

En el aquí y en el ahora, nos sentimos fuertes.

 

Diversos futuros se abren ante ti.-

En este preciso instante te ves en la cima de la montaña más alta, ante ti se extiende el paisaje de tu vida, es un paisaje maravilloso.

Contémplalo, respira su esencia, admira sus colores, huele su aroma, recrea tus ojos ante la belleza del presente y observa detenidamente lo que no se ve, el sinfín de posibilidades de futuros posibles que se abren ante ti, recorrer un camino u otro te llevara a un destino diferente y a la consecución de diferentes objetivos.

Allí donde pones tu atención, hace que el camino que te llevará a la realización de un objetivo determinado se haga más grande, como si la carretera se convirtiera en una autopista por la que es más fácil circular.

Los caminos que no contemplas, están latentes, son futuros probables pero con escasas posibilidades de realización, puesto que la atención la tienes en otra parte.

Cuando nos quejamos, cuando estamos atrapados en el disgusto, la queja, la intolerancia, el enfado hacia otras personas, inconscientemente atraemos lo que rechazamos, puesto que hacemos más grandes las líneas de la vida que recorren el camino que nos llevara a obtener lo que criticamos en los demás.

Ahora que tienes consciencia de la importancia de todo lo que dices, piensas y sientes, y que sabes que eres cocreador de tu realidad, te propongo que mires hacia el pasado, hacia atrás, y veas y sientas que eres fruto de los acontecimientos que se han sucedido en todo tu linaje ancestral, mira todo lo que ha tenido que ocurrir en tu árbol familiar para que hoy en día, aquí y ahora tu estés en la Vida.

Y agradece, agradece todo lo ocurrido, y cuando lo hagas, siente una fuerza renovada en ti.

Los caminos del pasado que te han llevado hasta el punto en que te encuentras se iluminan, siente todos los dones de la fuerza ancestral en ti y prepárate para dar un salto cuántico, un salto hacia adelante, hacia el vacío creador, desde la aceptación a todo tal y como es, desde el más profundo agradecimiento a la vida, y a todos por ser como son.

Observa como ahora tu mirada ha cambiado, se ha transformado en una mirada que lo abarca todo, lo miras todo con los ojos del Amor, desde la aceptación y el agradecimiento.

Ahora, disponte a andar por el camino que te llevará a la consecución de tus objetivos.

Un faro de luz ilumina el camino de tu vida, observa como los rayos de luz transforman el paisaje que se hace más y más brillante.

Un Águila sobrevuela el horizonte, te regala la visión, la visión de la vida, la visión cuántica que te permite ver y sentir que lo que tanto deseas ya lo has logrado.

A través de su mirada, en el aquí y en el ahora, en el presente, sientes y ves tu objetivo realizado.

Como es arriba es abajo.

Como es adentro es afuera.

Como es en tu interior es en tu exterior.

Tu mundo exterior es un reflejo de tu mundo interior.

Cuando estas en equilibrio y en paz, la esencia de la Vida florece a través de ti, por y para la Vida.

 

 

>Mirarlo todo con Amor.-

A menudo en nuestra vida nos sentimos atrapados,  una y otra vez  se repiten los mismos acontecimientos en forma de problemas y situaciones  que no nos dejan avanzar.

Nosotros somos los creadores de nuestra realidad; un nuevo enfoque, ver las cosas desde otra perspectiva provoca un cambio.

En física cuántica, para que algo exista, tenemos que prestarle atención, la contemplación de las cosas y acontecimientos crea nuestra realidad, por lo tanto hay tantas realidades como personas diferentes, y todas son válidas.

Observarlo todo, mirar lo que no se ve, lo que está oculto, nos conduce a la posibilidad de generar grandes cambios.

Mirarlo todo,  y a todo dar las gracias con Amor, sin querer cambiar ni modificar nada, asintiendo a todo lo que hay,  todo forma parte de un orden, aunque no lo entienda.

Y dentro de ese mirarlo todo, merece especial atención ver a las personas con las que tengo mayores dificultades, las miro y veo su dolor, veo su carga, veo los hilos  invisibles que las atan al pasado, y cuando las miro y  reconozco su dolor, me doy cuenta que a través de mi mirada con amor, pueden abrir los ojos y devolver las cargas a las generaciones anteriores.

La mirada de amor se extiende a través de mi, hacia  mis padres, abuelos, bisabuelos y así sucesivamente hasta el origen.

Las raíces del árbol familiar se han hecho fuertes y profundas hasta llegar a tocar el centro de la Tierra, de ella se nutre el Árbol de la Vida.

Respiro la esencia de la Vida, mientras del centro de la Tierra sube la fuerza de la sabia renovada por el tronco de árbol familiar.

Respiro nuevamente y observo como el árbol empieza a florecer y su néctar atrae un precioso colibrí.

Todo en mi vida está en movimiento, y me dirijo hacia la realización de mis proyectos y objetivos.

Ahora me relaciono con los demás desde el Amor, desde el compromiso de saber y  actuar como un adulto, con la fuerza de todo mi linaje ancestral.

Ante esta fuerza de vida me inclino, la honro y la tomo en mi corazón para mirar la vida con ojos renovados.

Mi visión de mi mundo ha cambiado, la mirada se ha hecho amplia, y con ella permito que mi vida se transforme.

>Abrirse a lo nuevo.-

Tratamiento de Luz, es que se vea lo oculto, es iluminar la parte oscura. Llegar a la Luz, para mostrar lo oculto. Es un tratamiento que se puede aplicar no sólo a personas, si no a situaciones y relaciones, porque todo es energético, y la base es la misma, la elevación de la vibración energética para provocar un salto cuántico que ha de ir acompañado de un  cambio de conciencia y pensamiento para abarcar lo nuevo.

Muchas veces no se produce el cambio tan deseado en nuestra vida,  porque no estamos preparados para ello, nos resulta más cómodo  estar anclados en la queja.

Un cambio de consciencia implica abrirse a lo nuevo, por un momento las bases solidas de nuestros esquemas mentales se van a desmoronar, casi siempre suele haber resistencias, resistencias a todo lo que va a implicar remover los obstáculos que impiden el cambio, dejar que salga a la luz nuestra parte oscura y mirarla con los ojos del amor, sin juzgarla.

Abandonar juicios y ampliar nuestra mirada más allá de la realidad aparente, para ver lo que está detrás, ver lo oculto, vislumbrar los hilos ocultos que nos atan al pasado, a lo que no queremos ver, no sólo nosotros, sino todo nuestro linaje ancestral, lo que ha quedado oculto, y abrir el Libro de la Verdad, para agradecer la historia de nuestros antepasados.

Mirarlos a todos, están todos aquí, los que están vivos, y los que ya fallecieron, todos ellos forman parte del libro ancestral en el que todo está escrito, abrir el libro es mirarlos a todos, observar a los muertos, mirar como descansan en paz, como cada generación llora a sus muertos, y entrar en ese sentimiento de agradecimiento,  sentir en nosotros como las lagrimas de los ancestros son lagrimas de gratitud.

Desde ese agradecimiento podemos percibir  como se transforma nuestra mirada al observar la vida, ahora sentimos la  fuerza de todo nuestro  linaje ancestral en nosotros, y extendemos esa fuerza a nuestra  familia actual, a nuestros hijos, a nuestros  proyectos y a todo nuestro mundo.

Ahora todo brilla con un nuevo resplandor.

Y desde un gran Sí a la Vida, respiramos la fuerza renovada que está en nosotros y la ponemos  al servicio de la Vida.

 

>Constelaciones Familiares.- Llegar a la Luz para que se muestre lo oculto.

El método psicoterapéutico de la constelación familiar trata de dar el tratamiento de luz que cada situación precisa para que se pueda desbloquear el conflicto que el consultante plantea.

Bert Hellinger, establece que: “La base de la constelación familiar es que el constelador sabe que está al servicio de la realidad que trata de llegar a la luz”.

Llegar a la luz, para que se muestre lo oculto, que suele estar mucho más allá de lo que la persona plantea, por eso no se suele dejar hablar al consultante, porque cuanto más habla, más se aleja de la solución, y más fuerza pierde la constelación familiar.

El tema a constelar se tiene que plantear en no más de 3 frases, todo lo demás suele ser secundario, y no aporta nada.

La solución pasa por escuchar, sentir y ver lo que el Alma precisa, y esto sólo se consigue cuando todas las personas que participan en el taller están centradas, cuando todas se abren al campo, a través de los movimientos del espíritu.

Bert Hellinguer nos dice que: “El constelador familiar se comporta como alguien al servicio de una causa mayor. Y exige del participante que sea adulto; es decir, que mire cara a cara su propia realidad”.

Desde esta nueva mirada y toma de conciencia, han de surgir nuevos pasos, un mirar el camino, que sólo la persona, desde su libertad personal es libre de tomar, es un punto y aparte, o un punto y seguido,  no es un milagro, no es dejar que todo se arregle por arte de magia, implica mirarlo todo con los ojos del Amor,  sentir un gran agradecimiento desde  lo más profundo del corazón a todo como es, para tomar una nueva fuerza para la vida.

 

>En conexión con tu Sabiduría Interior.-

Estando en Paz nada te puede perturbar, desde una conexión profunda con tu Alma; en calma interior, las vicisitudes del mundo exterior no te pueden perturbar, si estas en conexión con tu Divinidad.

Es época de conectar con tu Sabiduría Interior que te abre la puerta a la fuente de tu Sabiduría Ancestral que reside en el Alma Familiar de tus ancestros.

Venerar, honrar y agradecer a todo tu linaje ancestral,  y dejarse fluir por el camino de la Vida.

Tomar a tus padres y a todo tu linaje ancestral en ti, implica que dejas de buscar maestros, puesto que has conectado con tu sabiduría y has llegado a la conclusión que todo está bien tal y como esta, que no se puede cambiar nada, y que todo forma parte del aprendizaje.

Esto te abre a poder recibir los dones de tu sistema ancestral.

Recibir los dones, te ayuda a conectar con tu Misión, dejar de buscar fuera, puesto que todo fluye en tu vida, y empiezas a recordar todo lo que tu Alma sabe, y desde ese recordar se produce tu empoderamiento, ya no sigues a maestros, sólo compartes tus experiencias, aprendizajes, y los pones al servicio de la vida, desde el desapego.

El Desapego como lección de Vida, el libre caminar por la Vida, sin seguir a maestros ni a gurús, habiendo conectado con tu Sabiduría Interior, el camino del crecimiento cobra un nuevo sentido, libre de juicios, de expectativas y de creencias, tan sólo en conexión con tu Sabiduría Interior.

 

>El poder de la presencia, el aquí y el ahora.-

Centrarse en el momento presente es algo sumamente importante, sobretodo en estados de nerviosismo y agitación, llegar a sentir el poder de la presencia en el aquí y en el ahora es un proceso de aprendizaje que se adquiere cuando asumimos el “No Hacer” como parte de la cotidianidad.

Desde el “No Hacer” es desde donde se transformar las cosas, no queriendo cambiarlas, aceptándolas tal y como son, dando las gracias, entonces todo se transforma y este “No Hacer” pasa a ser un “No Hacer Activo”, se puede producir un salto cuántico hacia una nueva realidad, y todo ha ocurrido cuando precisamente dejamos de querer influir en el curso de los acontecimientos, es entonces cuando todo se pone en su lugar, el puzle se va completando y un nuevo paisaje bañado por el Sol se vislumbra en nuestra vida y el resplandor de la Naturaleza cobra brillo.

Desde la alegría de nuestro presente, desde el aquí y el ahora, sin querer modificar las cosas, es cuando todo se transforma y adquiere una nueva dimensión, la dimensión acorde con nuestra misión en la vida.

 

>Volver a brillar en tu Vida.-

Vuelve los ojos al inicio de la vida, a tu nacimiento, a la encarnación de tu alma en tu cuerpo físico y siente la plenitud, la abundancia, la prosperidad, así como el Amor y el milagro de la Vida.

Todo es perfecto tal y como es, no necesita ser modificado ni cambiado, por ser todo tal como es, es perfecto.

Todos estos pensamientos y sensaciones expándelos ahora, en este momento, en tu día a día, a este preciso instante.

Siente la abundancia, la plenitud, la prosperidad, la fuerza del Amor.

Haz grande este sentimiento y deja que fluya hacia todos los ámbitos de tu vida, expande y baña de Luz Dorada todas las habitaciones por las que transcurre tu vida.

Baña tu casa de Luz Dorada, baña tus relaciones, tu trabajo, tu familia…..

Inúndalo todo con una amorosa Luz Dorada, y observa como  van apareciendo otras variedades cromáticas: azules, verdes, rosas….todos los colores del Arco Iris cobran vida.

Toda una gama de colores, actúa ahora con vida propia, sobre cada situación que precise el Tratamiento de la Luz.

Míralo todo con los ojos del Amor, sin juzgar, en comunión con tu sabiduría interior, en  conexión con la abundancia y la prosperidad que esta floreciendo en tu vida.

Expande esa abundancia hacia el futuro, hacia tus objetivos, sintiéndolos ya logrados, experimenta la satisfacción de haberlos conseguido y desde el más profundo agradecimiento disponte a  recorrer el camino que te va a llevar a la consecución de tus próximos objetivos.

Ahora vuelves a brillar en tu vida, en tus asuntos, en tus relaciones.

 

>Constelaciones Familiares.- Conectar con la fuerza de nuestro sistema familiar.

En un Taller de Constelaciones Familiares se abren las puertas que nos conectan con la fuerza de nuestros antepasados, esta fuerza la asumimos para ponerla al servicio de la vida, mediante una honra a todo nuestro sistema familiar.

Abrimos nuestro corazón a todo lo que fue y a todo lo que es, sin querer modificar ni cambiar nada, simplemente asumiendo el milagro de la vida, dando un lugar a todos los que nos precedieron y a todos los que forman parte de nuestro linaje ancestral.

No hay buenos ni malos, hay personas, antepasados, que merecen todo nuestro respeto, y ante la grandeza de la vida nos inclinamos.

Esta honra nos hace fuertes y libres para asumir nuestros retos, nuestras responsabilidades y crecer.

Podemos confiar en nosotros, en todo nuestro potencial y dejamos de buscar y de necesitar la aprobación de los demás, puesto que nos sentimos completos.

Es precisamente cuando dejamos de buscar esta aprobación cuando de forma espontánea y humilde la encontramos en los demás.

La simplicidad es el acto más verdadero, la conexión con nuestro Guía Interior que sabe lo que nos conviene.

Creemos que el mundo en el que vivimos es real, y simplemente es un espejo de nuestra realidad.

Para modificar nuestro mundo, tenemos que cambiar la imagen que emitimos al exterior.

Esto sólo se consigue desde la aceptación y el agradecimiento, desde la honra y la humildad, entonces la imagen que emitimos al mundo sale reforzada, el paisaje de nuestra vida cambia de color, el Sol ilumina nuestros proyectos y no sentimos guiados hacia la realización de nuestra misión, al servicio de nuestra realización personal.